Armonía

Hay días en los que no sabes que escribir.

Aunque tienes ganas de expulsar todo lo que sientes, no se ordenan las palabras. No se coordinan cabeza y corazón, como por arte de magia ni siquiera discuten. 

En cambio hay otros días en los que sí sabes,pero no tienes ganas. Tienes tanto guardado y reprimido que solo pensar en cómo ordenarlo te cala un poco más y prefieres solo respirar.

Por suerte hay otros días que aunque son pocos liberan. 

Días blancos. 

Días “perfectos” en los que los planetas se alinean y las palabras fluyen imitando las olas de un mar sereno.

Nada más lindo que por un momento despojarse del peso, peso que irónicamente fue producido por tu cabeza dándole albergue a esa vocecita llamada ansiedad. Por una vez dejas de criticar al corazón y señalas al mayor culpable. 

A quien tiene el plan de disturbios para el año, sumando poco a poco algunas decisiones del corazón. 

Aprovecha el día de mar no solo para escribir si no para abrir un pequeño camino entre estos dos, en el cual esté en el medio nada más que tu bienestar. 

Armonía entre ambos. Armonía completa para ti.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s