Tequila

Hay personas que llegan por un corto tiempo, ya esta escrito que sea solo por una estación. 

No importa lo buenas que sean o cuanto quieras que se queden; una vez cumplido el motivo de su llegada, aunque aún no se sepa cual fue, la despedida se hace visible.

Al irse no dejan ni rastro ni huella del nuevo camino, solo un recuerdo agridulce que es acompañante a donde se vaya, resultando  “casual” que desde que se fueron el universo conspire para que los recuerdes hasta en la sopa. 

Doña incertidumbre se instala, sientes que a pesar de estar en dimensiones diferentes la unión continúa y tal vez por un despiste del destino puedan regresar, pero no, en estos casos no hay hilo rojo que importe si al final su longitud puede ser igual a 100 años.

Olvidar no es una obligación para estar bien, si no necesitaron mucho tiempo para ser una parte importante en tu vida vale la pena recordar, aunque sea como un trago amargo de tequila. 

Personas que con su llegada duelen y con su partida sanan.

 Personas que con su llegada sanan y con su partida duelen.

Cosas de la vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s