Culpable

Es tu culpa, admítelo 

Tienes la culpa de dar todo y nuevamente ser vulnerable a los tragos amargos que lleva escondido ese amor. Es como el tequila que tanto te gusta, solo es bueno hasta que te pasas de copas; una vez sumergida en el veneno te conviertes en su prisionera durante toda la velada. A la mañana siguiente es la misma historia, recuperarte sola de aquella fuerte resaca; golpes psicológicos que poco a poco se internan en ti y se vuelven tu sombra; están cuando sale el sol, están incluso cuando sale la luna.

Es tu culpa

Porque creíste que esta vez él era el indicado, porque aún quieres que lo sea a pesar de todo; te cerraste en la idea que formaste la primera vez que lo viste y así peleas en una guerra que ya finalizó, una guerra en la que ya habías perdido sin que comenzara. Es así que cada día coges la rosa más llena de espinas y te tiras de la cuerda que esta atada al árbol; una y otra vez.

Es tu culpa, admítelo

Tienes la culpa de creer en él como un tetra, de escuchar sus palabras mudas de un significado real; por favor ya no te quedes sorda a las pruebas, ni muda a la confrontación.

Mereces alguien que te respete y valore como si fueras la última flor que florece en invierno. Él, es el cazador que va tras Blancanieves, solo que en esta historia no siente remordimiento alguno y sin duda te clavará la estaca cuantas veces tú se lo permitas; no puedes tomar ninguna decisión sobre él, ni mucho menos cambiarlo ese no es tu papel. Estas aquí para ser protagonista del camino que decidas tomar, siempre y cuando sea soltando el peso que una y otra vez te hunde sin importar si la marea es baja.

Es tu culpa

Tienes la culpa por luchar por un amor que simplemente nunca debió haber empezado. El amor es uno de los sentimientos más poderosos, capaz de llenarte el alma o hasta alumbrar toda una aldea que se quedó sin luz; pero a pesar de su extraordinaria belleza no es imposible que se presenten en su nombre lobos vestidos de abuelitas. Yo sé que ya reconociste quien es el lobo de tu vida, ahora mándalo a otro bosque y conviértete en la cazadora, sácalo de ahí que aunque el sacarlo duela un poco mas que como el dejarlo; con el tiempo llegarás al final del túnel, conocerás el jardín donde no importa si las rosas son blancas o rojas, no habrá nadie más que pueda cortar tu cabeza para llevarse tu voz o tus ideas.

Fue tu culpa

Ese amor con el que decidiste cargar día con día en tus hombros, lo quisiste como tu todo aunque estaba destinado a ser tu nada. Sí, tienes que aceptarlo todo lo que permitiste callando a tu interior que a gritos decía que te marcharas, es tu culpa, nada más. Él, es condenado por sus propias manchas y lo espinado que esta su interior, se aprovechó de tu debilidad y aunque esto va dirigido para ti, solo tienes que saber que nada de lo que tu hiciste se compara con lo que él hizo; la cuenta más cara será para él, algún día, tarde o temprano.

Es tu culpa 

Ahora tienes la culpa de seguir sin mirar atrás, de apoyarte en los seres que te ven y aman como a un girasol recién florecido, como aquella brisa de paz cuando estas de vacaciones; tienes la culpa de encontrar el encendedor para prender la llama de la vela que habías perdido, que aunque en algún momento se pueda volver a apagar por un nuevo pesar, nunca será por tanto tiempo. 

Eres tu propia brújula, la marea alta, una estrella brillante en el cielo y lo lograste por tu culpa.  

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s